Mi empresa me manda a trabajar en el extranjero. ¿Qué debo saber?

Martes, 27 de Octubre del 2015

trabajar en el extranjero

“Hemos pensado en ti para que te vayas a trabajar a nuestra filial en el extranjero”. Debido a la fuerte crisis económica que ha sufrido nuestro país en los últimos años, esta frase no es nueva para muchos de nosotros. Muchas empresas optan por internacionalizar su negocio, ampliando horizontes y buscando otros mercados. La opción de trabajar en el extranjero es muy atractiva para todas aquellas personas con aspiraciones de ver mundo, conocer otras culturas y empaparse de las tradiciones de países totalmente diferentes al nuestro.

Ahora bien, el éxito de este movimiento laboral dependerá de varios factores. Entre ellos, el grado de implicación de nuestra empresa durante el proceso. O más concretamente, de que la compañía tenga o no una estrategia diseñada para profesionales. 

A la hora de marcharte a trabajar en el extranjero, existen algunos factores que debes negociar con tu empresa y que te evitarán problemas importantes una vez te instales en el nuevo país. Antes de nada conviene saber también que existen algunos países que ofrecen más empleo a los trabajadores españoles:

- Trámites migratorios: tiene que ver con toda la permanencia en el nuevo destino y los documentos necesarios para establecerse y tener una vida normal. Aquí se incluyen, entre otros, los permisos de conducir y los registros laborales y fiscales.
 
 
- Programación de viajes: la importancia de este punto es primordial para valorar la disponibilidad de billetes, su coste y toda la documentación para el traslado no sólo del profesional, sino del resto de su familia en el caso de no marcharse solo. No hay que olvidar que la implicación familiar es básica para el éxito del traslado.
 
- Cobertura médica: considerar el destino y los profesionales disponibles en cada región. En algunos casos, lo más conveniente es tener un seguro local que cubra zonas menos atendidas por seguros internacionales.
 
- Planificación fiscal: este punto afecta a nuestro dinero, ya que hay determinados países en los que ciertos conceptos pagados o incorporados a la nómina pueden considerarse salario y tener una repercusión impositiva. Lo mismo ocurre con otro tipo de pagos relacionados con la vivienda.
 
- Vivienda: existen numerosos factores que condicionan el precio de una casa y que es importante que tengamos en cuenta. Valora la fianza, comisiones inmobiliarias, verificación de la titularidad y responsabilidades de mantenimiento de la vivienda
 
 
- Mudanza: está ligada a la aprobación de los visados que permitan el ingreso de determinados viene en el país al que vamos a trabajar.
 
 
- Vehículos: al igual que ocurre con determinados trabajos en España, trabajar en el extranjero en según qué empresas requiere disponer de un vehículo. Se necesite o no, muchas personas optan también por tener coche propio o moto para desplazarse sin depender del transporte públicos. En ambos casos, en función del país es conveniente que el coche sea de titularidad de la empresa o del profesional.
 
 
En ESID Internacional completamos la gama de servicios de ESID Idiomas e incorporamos diversos programas de cursos de idiomas en el extranjero para adultos para aquellos que deseen compaginar estudios y trabajo. ¡Conócenos!
 
 
 
También te puede interesar:

Aumentan los españoles que estudian idiomas fuera por primera vez desde la crisis

Volver