Guía para estudiar y trabajar en el extranjero

Jueves, 17 de Diciembre del 2015

estudiar y trabajar en el extranjero
Faltan apenas unos días para la llegada de la Navidad, una fecha que supone el regreso (temporal) a casa de muchos jóvenes que decidieron hacer las maletas y coger el avión para estudiar o trabajar en el extranjero. Probablemente, a muchos de los que estáis leyendo os habrá picado en algún momento la curiosidad de seguir el mismo camino y marcharos a otros países. Esta decisión no debe tomarse a la ligera, antes hay que tener en cuenta una serie de aspectos. Si te estás planteando estudiar y trabajar en el extranjero, no te pierdas esta guía.

Antes de partir, ordena tu vida


La situación de cada persona es un mundo. No es lo mismo emigrar con 22, recién terminada la carrera, que hacerlo con 35 o 45 años. Y eso sin tener en cuenta el estado civil: marcharte al extranjero estando soltero conlleva muchas menos ataduras que si lo haces dejando una familia en España. Por ello, conviene no dejar ningún cabo suelto antes de marcharnos a estudiar y trabajar en el extranjero.
Afrontar un reto profesional de carácter internacional obliga a prestar atención a muchas variables (sobre todo relacionadas con los distintos procedimientos administrativos propios de cada país). Es fundamental anticiparse a todos los requisitos que nos puedan solicitar para no dejar nada al azar.

Ten claro tu punto de mira


Es necesario marcarnos un objetivo claro y fijarnos una meta. Esta no siempre tiene por qué ser encontrar un empleo concreto sino, más bien, qué tipo de trabajo quiero, en qué país, con qué condiciones o en qué tipo de empresa. Es verdad que en muchos sectores no podemos permitirnos el lujo de elegir pero “disparar” de forma indiscriminada y no conseguir nada puede hacer que sintamos frustración.

¿Buscar desde aquí o desde allí?


Los expertos coinciden aquí: lo mejor es buscar trabajo una vez estés instalado en el país que hayas elegido. Ahora bien, antes de partir tendrás que hacer algunos cálculos: cuál es tu condición económica y por cuánto te va a salir la vida en el nuevo país. ¿Vas a poder mantenerte económicamente hasta que encuentres trabajo?

Tampoco hay que olvidar que hay gente que se marcha porque su empresa los manda a trabajar en el extranjero.

¿Cómo no ser "uno más"?


La cantidad de curriculums que llegan a diario a las empresas en el extranjero ha aumentado enormemente debido a la crisis económica de nuestro país. Por eso, nuestro CV tiene que tener ese elemento diferenciador con el que conseguir que las empresas se fijen en nosotros. Además, es fundamental estudiar a la empresa. Toda la información necesaria está en internet. No podemos ir con una venda en los ojos a nuestra entrevista.

¿Estoy preparado para el cambio?


Cuando pensamos en un proyecto profesional en el extranjero debemos hacernos algunas preguntas. Por ejemplo, si seremos capaz de gestionar el cambio y de buscarnos la vida. 


En ESID Internacional ponemos a tu disposición cursos escolares en el extranjero, planificando y gestionando todo tu viaje. ¡Entra en nuestra web y consulta nuestra amplia oferta!

Volver